Desaceleran pero no paran la construcción del Radisson

Mar, 08/14/2012 - 11:44 -- admin

Sin diferimiento impositivo, los desarrollistas relanzarán en poco tiempo la comercialización de los tres módulos que componen el proyecto.

La construcción en el complejo Capitalinas del nuevo Hotel Radisson continuará por cuenta de los dos fiduciarios del proyecto –las empresas Tecnic y GNI–, dado que quedó completamente descartada la posibilidad de solventar parte de la operación con un diferimiento tributario provincial. El cambio en el esquema de financiamiento del proyecto, que por otro lado incluye una torre residencial de alta gama, oficinas y un centro de convenciones, obligó a los desarrollistas a replantear los plazos constructivos respecto de las fechas originales, aunque no habrá una paralización, según indicó un vocero de Tecnic.

“Esto es lo que nos pasa a los empresarios en la Argentina, sobre todo del desarrollo inmobiliario: al no haber ningún apoyo extra para acompañar, uno se financia con la venta, la creatividad y la generación de negocios”, señaló un interlocutor de GNI. La inversión total de los tres módulos alcanza los 30 millones de dólares. Antes de comenzar la construcción, los inversores ya conocían de la imposibilidad de acceder al diferimiento impositiva para el hotel y, aunque mantenían viva alguna expectativa en el sentido de que se pudiera reflotar el beneficio, sí presentaron la documentación para financiar por esa vía el centro de convenciones. Inicialmente, la inauguración del hotel se planteó para mediados del año pasado; luego se corrió para fin del corriente pero ahora se la ubicó en enero de 2014.

Los desarrollistas analizan estrategias para relanzar la comercialización mediante la venta de oficinas a particulares y un esquema de inversión para el centro de convenciones. Cuentan en ese sentido con la ventaja del indudable éxito comercial de Capitalinas donde se instalaron empresas de primer nivel, como el caso de Telecom, Bancor, IBM, Canon, Xerox, entre otras. Además, en ese bloque, numerosos inversores particulares redondearon negocios con la compra de espacios que luego pusieron en alquiler. También se intentará avanzar en acuerdos con proveedores, que son los socios naturales de los desarrollistas inmobiliarios, para el canje de metros cuadrados contra la provisión de materiales, aunque en algunos rubros este esquema se torna difícil por la alta tecnología involucrada en el desarrollo, para el caso, la piel de vidrio que recubre las torres.